Melanie Tan Pelaez, una embarazada de Sydney, Australia, recibió quemaduras de segundo grado por el iPhone 7. La mujer informó, según cuenta el medio local News, que el teléfono estaba conectado a la corriente eléctrica y ella se quedó dormida mirando películas en el dispositivo.
Cuando se levantó notó que tenía el brazo colorado y fue al hospital. "En el hospital me hicieron una serie de tests y me dijeron que las marcas eran quemaduras que habían sido generadas por un objeto extraño. Me dijeron que chequeara alrededor de mi cama para ver qué podría haber causado la herida", informó según cuenta News.

Embed
Explicó que compararon las marcas en su brazo al teléfono y al cargador y que daban perfectas.

La mujer llevó el teléfono a una tienda oficial de Apple y si bien se lo quedaron para examinarlo, le dijeron que era imposible que fuese el dispositivo porque no tenía un olor distintivo.

Embed
"Apple parece pensar que no fue el teléfono porque está diseñado para apagarse, pero mi herida muestra que este no es el caso", explicó.

Melanie no quiso el teléfono que Apple le ofrecía porque aseguró que ya no confía más en el dispositivo y que solo tiene intención de hacer que la gente sepa qué es lo que podría pasarle.