Los simpatizantes que estaban esperando hacía horas denunciaron que integrantes de la barra La Fiel "se colaron" y consiguieron sus ubicaciones sin haber hecho la fila. La policía debió actuar y hubo heridos.
Desde la madrugada del miércoles, los hinchas de Talleres se amontonaron en los alrededores del estadio Mario Alberto Kempes con un único objetivo: conseguir una de las 2700 entradas para seguir al equipo cordobés hasta Santa Fe, cuando la T visite a Atlético Rafaela.

pelea-barra-talleres.jpg
Desde las 10 de este jueves comenzaba la venta. Una larguísima cola soportó el frío y hasta la lluvia para quedarse con el boleto a volver a ver a Talleres en condición de visitante. Por eso, la dirigencia del Matador decidió abrir las boleterías a las 9 y acortar la espera de la gente que estaba en el lugar.

pelea-barra-talleres.jpg
En ese momento, la tensión se apoderó de la calma que rondaba. Los simpatizantes que estaban esperando hace horas denunciaron que integrantes de la barra La Fiel "se colaron" y consiguieron sus ubicaciones sin haber hecho la fila. La policía debió actuar, lo que generó disturbios y un joven herido en la cabeza.

Embed