Un Airbus 320 estaba cerca de aterrizar cuando se topó con un drone de 50 centímetros de ancho, al que logró esquivar pero que le pasó cerca del ala derecha y la cola.

Londres estuvo cerca de vivir una catástrofe aérea cuando un Airbus A320 con 165 pasajeros casi choca con un drone cerca del rascacielos Shard.

La nave con los pasajeros volaba a una altura de 1.500 metros y faltaba poco para que hiciera su aterrizaje en el aeropuerto de Heathrow cuando el piloto vio un avión no tripulado de unos 50 centímetros de ancho.

Embed

La destreza del piloto salvó a todos del accidente, pero varios miembros de la tripulación declararon que el drone pasó cerca del ala derecha del avión y de la cola de la aeronave.

La Agencia de Fronteras del Reino Unido reconoció que "escaparon por un pelo" del accidente y que "el operador del dron –aún sin identificar- no debió estar en esa zona y a esa altitud".