El nene de dos años apareció a las 8 de la mañana del jueves en el techo del quincho de un vecino de Caseros, a la vuelta de su casa. Nadie de la familia cree que el nene pudo haber subido solo. La policía investiga un posible secuestro.
"Estaba muerto de frío. Le dimos una leche caliente cuando lo bajaron", dijo Mercurio, el vecino que alertó a la policía de que Marcos Bonacchio, el nene que era intensamente buscado desde el miércoles a la noche, estaba en el techo de su casa.

"No tengo idea como llegó ahí. Es muy raro. Los albañiles no dejaron la escalera a mano. Ahora la policía tiene que investigar. Lo importante es que el nene está bien", agregó Mercurio.

Embed
La misma hipótesis sostiene la familia del nene de dos años: "no puede haber subido solo", dijo la mamá y baraja la hipótesis de que el nene podría haber sido secuestrado y, debido a la exposición que tuvo la búsqueda, lo "descartaron" en ese lugar. "Yo escuché los perros ladrar recién a las dos de la madrugada", confió el vecino.

La policía bonaerense investiga si la criatura fue secuestrada y liberada más tarde en esa zona o si se trata de una travesura del menor.

Embed
Hasta la noche del jueves, Marcos estuvo internado en el hospital Carrillo donde le realizaron diversos estudios médicos y lo mantuvieron con suero. Según los especialistas tenía un "principio de hipotermia" por haber pasado varias horas a la intemperie.

El nene de 2 años se había soltado de la mano de su abuelo y desapareció el miércoles por la tarde. Ocurrió en la esquina de las calles Tres de Febrero y Mateo Echegaray de la localidad bonaerense de Caseros. A las ocho de la mañana de este jueves, un vecino alertó al 911 sobre la aparición del menor en el techo del quincho de su casa.