El organismo elaboró una matriz de riesgo fiscal que analiza y evalúa el comportamiento tributario de los contribuyentes de Ingresos Brutos, posibilitando calificar su nivel de cumplimiento y enfocar los controles sobre quienes muestran mayor grado de irregularidad.

Gastón Fossati, director de ARBA, explicó que "el sistema de cálculo implementado nos permite trazar un perfil de cada contribuyente y darle un tratamiento diferencial en función de su comportamiento tributario".

Para delinear ese perfil, la matriz analiza distintos indicadores vinculados a la conducta del contribuyente respecto del Impuesto sobre los Ingresos Brutos, como por ejemplo, si paga o no en término, si cumple en tiempo y forma con la presentación de declaraciones juradas, si ingresa al domicilio fiscal electrónico con la periodicidad establecida y otras variables similares.

Fossati puntualizó que "aquellos que exhiban una conducta tributaria responsable obtendrán una calificación favorable y podrán acceder a trámites simplificados y operatorias flexibles. Adicionalmente, ese comportamiento meritorio también se verá reflejado en el tratamiento que reciban frente a los regímenes de retención y percepción".

Embed
En cambio, los contribuyentes de conducta negativa, que para ARBA representan un alto perfil de riesgo, quedarán sujetos de manera automática a los procedimientos de fiscalización electrónica, y deberán responder a mayores requerimientos de información cuando realicen gestiones tributarias.

Respecto de la matriz de calificación, el titular de la Agencia de Recaudación sostuvo que "si bien esta herramienta nos servirá para direccionar las acciones de control específicamente sobre los incumplidores, nuestro objetivo es lograr que esos contribuyentes corrijan su comportamiento, recompongan el vínculo con el fisco y comiencen a cumplir en forma voluntaria con sus obligaciones".

Con este esquema de análisis tributario, ARBA otorgará un puntaje a cada contribuyente, situándolo en una de las 4 categorías de riesgo existentes, y le informará esa situación a través del domicilio fiscal electrónico.

El mecanismo de evaluación funciona de manera integrada con el sistema de fiscalización electrónica, que permite controlar de forma remota y sin recurrir a operativos presenciales a la totalidad de los contribuyentes de Ingresos Brutos que registran inconsistencias tributarias.