El nombramiento de los nuevos miembros del colegio de cardenales se realizó este sábado en la basílica de San Pedro. Luego hubo un encuentro en la residencia del papa emérito Benedicto XVI.
Diecisiete hombres de la Iglesia recibieron este sábado la birreta púrpura cardenalicia de manos del papa Francisco, que progresivamente modela a su imagen el colegio de cardenales, ahora menos europeo y más comprometido con la justicia social.

Embed

El consistorio (asamblea de cardenales) para diseñar un nuevo colegio cardenalicio se celebró este sábado en la basílica de San Pedro. Cada nuevo "príncipe de la Iglesia" se arrodilló de forma ritual ante el papa para recibir su birreta, un tocado eclesiástico de forma cuadrangular, así como su anillo de cardenal.

Embed

"Amad, haced el bien, bendecid y rezad", les instó el papa, quien lamentó que el "desconocido, o el inmigrante o el refugiado" se convierta a veces para nosotros en un "enemigo". "Venimos de países lejanos (...) con idiomas, colores y costumbres diferentes (...) pensando de forma diferente y celebrando la fe con ritos diferentes. ¡Y nada de esto nos convierte en enemigos!", exclamó Francisco en una homilía.

El papa Francisco nombró a 17 nuevos cardenales
Francisco nombró a 17 nuevos cardenales

Los nuevos cardenales recibieron el espaldarazo de los cardenales veteranos, y se trasladaron en minibuses a la residencia del papa emérito Benedicto XVI. Francisco y su predecesor se estrecharon afectuosamente las manos, y el papa emérito alemán saludó uno a uno los nuevos cardenales, antes de celebrar una oración en una pequeña capilla.

Los nuevos cardenales y Francisco visitan a Benedicto XVI
Los nuevos cardenales y Francisco visitaron a Benedicto XVI