Los efectivos de la nueva Policía de la Ciudad recibirán teléfonos celulares modificados con los cuales no tendrán acceso a Facebook, Twitter ni Instagram. Quienes usen sus propios aparatos serán sancionados.

"Estamos trabajando en el tema, porque hemos hablado con vecinos de distintos barrios y, además del pedido de seguridad, el mayor reclamo fue que los efectivos dejen de usar el teléfono para entrar a las redes sociales", señaló al diario La Nación el ministro de Seguridad y Justicia porteño, Martín Ocampo.

Si bien los celulares no tendrán conexión a ninguna red social, como Facebook, Instagram y Twitter, los policías podrán llamar a sus familiares y tendrán un geolocalizador para constatar que están en los lugares asignados.

Embed
Ocampo destacó que están trabajando para que esté todo listo para cuando la Policía de la Ciudad salga a las calles en enero y que, en caso de que utilicen sus propios celulares en horas de trabajo, serán sancionados, según lo indica la Ley de Seguridad Pública, aprobada el jueves pasado.

El Cuerpo de Agentes de Prevención del Delito de la Ciudad ya cuenta con este tipo de celulares, en lo que consideran una etapa de prueba. Próximamente, los tendrán la División de Agentes del Subterráneo. Y, a principios de enero, comenzará el proceso de entrega de estos aparatos a los uniformados de la nueva Policía de la Ciudad. Según informaron fuentes de ese ministerio, los oficiales contarán, además de su celular, con transmisores con sistema Trunking, que permite que no puedan ser intervenidos ni escuchados por terceros.

Será un aparato móvil modificado, que servirá para comunicarse, sacar fotos, videos y para geolocalizar a los efectivos. Además, todas las fotos y videos se cargarán directamente a la central.