El proyecto de ley reduce las tasas que los bancos cobran a los comercios por operaciones con tarjetas de crédito y débito. De aprobarse la normatica, los bancos no podrán fijar comisiones o aranceles diferenciados entre comercios.
La Cámara de Diputados tiene previsto dar media sanción este miércoles, en una sesión ordinaria, el proyecto de ley que reduce las tasas que los bancos cobran a los comercios por operaciones con tarjetas de crédito y débito, con el fin de aliviar el costo que pagan más de 300.000 pequeñas empresas cuando utilizan este sistema de pago electrónico.

La iniciativa es reclamada por la Cámara Argentina de Comercio (CAC) y la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), que realizan desde hace varios meses una intensa campaña para que el Congreso sancione una ley que regule el cobro de los aranceles que imponen los bancos para autorizar las compras con tarjetas de crédito y débito.

Si bien las entidades empresarias querían que los diputados conviertan en ley el proyecto aprobado por el Senado, aceptaron la decisión del oficialismo de avanzar con una iniciativa propia que se votará el miércoles, y ahora tienen la mirada puesta nuevamente en la Cámara alta para que la convierta en ley durante la sesión del 30 de noviembre.

El presidente de CAME, Osvaldo Cornide, aseguró que el comercio minorista tendrá un alivio de $5.000 millones por año si se aprueba este proyecto porque se reducirá 35% el arancel que se paga actualmente y afecta a 300.000 comerciantes.

En los últimos 12 meses, los comercios le transfirieron a los bancos $14.563 millones por comisiones de ventas con tarjetas de débito y crédito, de acuerdo a estimaciones de la CAME.

Recientemente, la entidad informó que, en los últimos meses, unos 6.300 locales comerciales de todo el país se vieron obligados a cerrar sus puertas por no poder afrontar altos costos frente a la caída de ventas.

Por su parte, la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC) consideró como "un avance importante" al dictamen favorable emitido por las comisiones de Finanzas y Legislación General de la Cámara de Diputados, al proyecto que pone un tope de 2% a los aranceles que cobran los bancos a los comercios por operaciones con tarjetas de créditos y de 1% en las tarjetas de débito.

"El proyecto ha recogido en su dictamen casi la totalidad de las sugerencias que esta Cámara formuló en relación al problema, buscando incorporar normas tendientes a que en nuestro país existan verdaderas condiciones de competencia, tanto en el mercado de adquirencia como en el de financiamiento y no solamente disminuir las comisiones, en pos de proteger tanto al consumidor como al comerciante", señaló la entidad.

El dictamen que se discutirá este miércoles se basa en una iniciativa de los diputados macristas Eduardo Amadeo y Daniel Lipovetzky. Los bancos no podrán fijar comisiones o aranceles, diferenciados entre comercios que pertenezcan a un mismo rubro o con relación a iguales o similares productos o servicios, como sucede en la actualidad entre los grandes y pequeñas firmas.