Walter "Titi" Escott está acusado de haber asesinado a su mujer delante de su hija de 14 años. Los familiares de ella dicen que él la sometía a simulacros de fusilamiento y cuando lo increparon intentó justificarse.

Un hombre que era buscado en Mar del Plata desde hacía seis días por el femicidio de su mujer delante de su hija de 14 años, fue detenido y al ser trasladado a los tribunales dijo a familiares de la víctima que se le "escapó el tiro".

Walter "Titi" Escott será indagado el martes por la fiscal de Instrucción marplatense María Isabel Sánchez, que le imputó el "homicidio triplemente agravado por el vínculo, por violencia de género, y uso de arma de fuego" en la muerte de Valeria Brítez.

Embed

Escott andaba en un Fiat Palio Weekend que avanzaba sin luces, y al pedirle al conductor que se detuviera, éste intentó evadir el control. Una vez detenido, les dijo a los policías que no llevaba documentos e intentó hacerse pasar por otra persona.

Este lunes, Escott solicitó aplazar su declaración y mientras era retirado de tribunales cuando se cruzó con familiares de la víctima que lo increparon y a los gritos le exigieron explicaciones sobre lo ocurrido, a lo que él dijo contundente: "Se me escapó el tiro".

"Hacia simulacros de que la iba a fusilar gatillando sobre la cabeza de la víctima"

Previo a estos incidentes, la fiscal Sánchez le había tomado testimonial al hijo mayor de la víctima, Malcom Rivera Brítez y otros parientes directos de ésta, a través de los cuales se terminó de "corroborar que la víctima era una mujer golpeada que vivía en el círculo de violencia" a causa de su pareja.

"El sujeto varias veces le apuntaba con el arma en la cabeza, hacia simulacros de que la iba a fusilar gatillando sobre la cabeza de la víctima y en una de las últimas veces fue muy golpeada, lo que provocó el sangrado de un oído", indicó la fiscal.

Malcolm recordó que Escott estuvo preso pero cuando abandonó la cárcel al ser beneficiado con un arresto domiciliario "salió cambiado, peor, estaba mucho más agresivo".

En este sentido, el hijo de Brítez contó que su madre "quería terminar la relación hace rato" y que por eso "lo echaba todos los días de la casa" pero Escott "se ponía como loco".