Los varones nacieron unidos por el cráneo por lo que tuvieron que ser sometidos a una operación que duró 27 horas. Ahora están a un paso de recibir el alta.
Los siameses Jadon y Anias McDonald habían nacido unidos por el cráneo pero esta semana pudieron mirarse a los ojos por primera vez gracias a una operación de 27 horas.

Después de una vida de sentirse sin poder mirarse, Jadon y Anias, que ya tienen 14 meses, cruzaron miradas en el Hospital de Niños del Centro Médico Montifiori, en el Bronx, Nueva York, informó el sitio CNN.

Embed

El Dr. James Goodrich, líder del equipo que operó a los siameses, consideró la posibilidad de suspender la intervención apenas comenzada por lo "conectados" que estaban los cerebros, pero seis semanas después los niños están recuperándose y ya se mueven con total normallidad.

Los médicos lograron retirarle las vendas a Jadon para comprobar que ya tiene algo de pelo en su coronilla mientras que Anias se llevó la peor parte del postoperatorio con algunos ataques y fiebre.

Se espera que la recuperación de Anias sea más lenta que la de Jadon, que es descripto como "un hombre salvaje" por su madre, Nicole McDonald. La mujer y su marido, Christian, también tienen un hijo de tres años.

Embed