Un hombre que fue detenido por el femicidio de su pareja en Mar del Plata declaró que "fue un accidente", dijo estar "arrepentido" y le pidió perdón a sus hijos.

Se trata de Walter "Titi" Escott, de 37 años, quien este martes a la tarde fue indagado por la fiscal María Isabel Sánchez.

El acusado, padre de cinco de los siete hijos que tenía la víctima, llegó al edificio judicial pasadas las 13 y declaró dos horas ante la representante del Ministerio Público, quien luego dijo a la prensa que "sobre el hecho no ha dicho nada", aunque él aclaró que se trató de un "accidente".

Embed
"Ha declarado Escott, sobre el hecho no ha dicho nada, se quebró en llanto y lo único que manifestó es que quería pedirle disculpas a sus hijos y a la familia de Brítez y que no le iba a alcanzar ningún tipo de condena para pagar lo que había hecho", contó la fiscal.

Según la funcionaria judicial, "por el momento quedará detenido en la Unidad Penal 44, que es de tránsito" y afirmó que "se están realizando las pericias correspondientes y tomando las testimoniales"

Además, la fiscal precisó que se trabajaba para determinar si existen denuncias que pudieron haber dado inicio a "causas por violencia familiar en los diferentes tribunales de familia" del fuero marplatense.

"Todo eso es necesario para terminar de corroborar que Valeria era victima de violencia de genero", señaló Sánchez.

Embed
Por último, la fiscal señaló que Escott "se mostró débil, tembloroso, con muy bajo peso y llorando", y que éste le dijo que "desde el día jueves quería entregarse" ante ella y "no ante la Policía pero por diferentes circunstancias se frustró esa entrega voluntaria y quería dejar plasmado eso en la declaración".

El imputado fue apresado el domingo, cerca de las 23, por personal de la comisaría 5ta. de Mar del Plata durante un patrullaje de rutina en la zona del barrio Parque Independencia, en el sur de la ciudad.

Al ser retirado del 8vo. piso de los tribunales cuando se cruzó ayer con familiares de la víctima que lo increparon y a los gritos le exigieron explicaciones sobre lo ocurrido, él dijo contundente: "Se me escapó el tiro".

El femicidio de Brítez (34) fue cometido la noche del lunes 14 de noviembre en Soler al 10900 del barrio Belgrano, en el sur de Mar del Plata, cuando la mujer iba acompañada de su hija Jaqueline y el hombre le disparó en la cabeza desde una moto y escapó.

Embed