El Gobierno nacional envió esta tarde a la Cámara de Diputados su proyecto de reforma del tributo que eleva el mínimo no imponible un 15%.

Luego de la presión de la oposición, finalmente el gobierno de Mauricio Macri presentó en el Congreso su proyecto que eleva el mínimo no imponible un 15%, con lo cual pagarán Ganancias quienes ganen desde $21.712 netos por mes, en los casos de los trabajadores solteros sin hijos, y $29.325 en el de los casados con dos hijos.

Según el texto, desde ahora los asalariados alcanzados por el impuesto no podrán deducir a sus cónyuges ni tampoco a sus padres y abuelos. Los hijos, a su vez, podrán deducirse hasta los 18 años y no hasta los 24 como ocurre hoy.

Embed
Además, el proyecto modifica uno de los puntos más controversiales del impuesto, ya que modifica las escalas y las alícuotas. En el caso de las alícuotas, partirán del 2% (y no del 5% como hasta ahora) y mantendrán un máximo del 35% para los sueldos más altos. Fue una modificación de último momento, ya que el ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, había dicho que el Gobierno planeaba llevar la alícuota máxima a un 45%.

La iniciativa obtendría "media sanción" en la sesión extraordinaria del 14 de diciembre próximo, postergándose su aprobación definitiva en el Senado para comienzos del 2017.

Más allá de lo bajo del porcentaje de suba del mínimo no imponible, el otro aspecto más polémico, que genera resistencia entre los bloques opositores, es que acotará las deducciones que podrán hacerse por hijos
, ya que sólo podrán computarse descuentos hasta los 18 años y ya no hasta los 24 años como establece la legislación vigente, supo NA de fuentes parlamentarias del oficialismo.

Además, ya no podrán realizarse deducciones por cónyuges ni por ascendientes en el caso de trabajadores que tengan a cargo padres o abuelos mayores de 65 años.

En cuanto a las escalas, se establecen modificaciones importantes: la alícuota correspondiente a los trabajadores alcanzados por escala más baja del régimen de Ganancias pasa a ser del 5 por ciento, en lugar del 9 por ciento actual.

De todos modos, para aquellos trabajadores que sean alcanzados por primera vez por el Impuesto a las Ganancias, se dispuso que excepcionalmente paguen durante el 2017 un 2 por ciento, y que recién en 2018 pasen a pagar el 5 por ciento.

En la normativa vigente, la escala más baja aplica a quienes tienen una ganancia neta imponible anual de hasta 10.000 pesos, pero con la reforma anual dicho valor se actualizará hasta los 61.000 pesos.

La propuesta es que la segunda categoría, que aplica actualmente a quienes poseen un ingreso neto imponible de entre 10.000 y 20.000, sea reformulada por un escala que comprenda valores entre 61.000 y 91.000 pesos.

Dicha categoría, que hoy paga un 14 por ciento y 900 pesos, pasaría a obligar a un desembolso de 3.050 pesos fijos y un 10 por ciento sobre la ganancia neta imponible al año.

La escala más alta comprenderá a quienes ganen más de 426 mil pesos, que según las condiciones fijadas en el proyecto deberán tributar por año 92.850 pesos fijos y un 35 por ciento de la masa imponible.

Si bien inicialmente el Gobierno había anunciado que llevaría la presión tributaria sobre la escala más alta al 40%, finalmente dio marcha atrás y mantuvo el tope del 35%, sin contar el componente fijo, que aumenta en forma considerable.