El papa Francisco advirtió que Argentina es un país de "consumo" de drogas y pidió investigar el rol de los bancos que se dedican al "blanqueo de dinero sucio" del narcotráfico.

El papa Francisco alertó este jueves que la Argentina se convirtió en un país de "consumo y algo de producción" y reclamó investigar el papel de los bancos que se dedican al "blanqueo del dinero sucio" del narcotráfico.

En el marco de su participación en el foro "Narcóticos: problemas y soluciones para este problema mundial", el sumo pontífice pidió "prevención y plena y segura rehabilitación de sus víctimas".

Embed
"La prevención de la droga siempre se ve frenada por mil y un problemas de ineptitud de un gobierno y casi no existen programas de prevención de drogas. Una vez que avanzó y se radicó en la sociedad es muy difícil. Pienso en mi patria: hace 30 años era un país de tránsito, y ahora es un país de consumo y hasta algo de producción. Es un progreso que se da gracias al compromiso mafioso de los responsables", sostuvo el Papa.

En este sentido, afirmó que la droga "es una herida en nuestra sociedad, que atrapa a mucha gente en sus redes". Y agregó: "Ellas son víctimas que han perdido su libertad a cambio de esta esclavitud, de una dependencia que podríamos llamar química".

Siguiendo esta línea, resaltó que la droga "es ciertamente una nueva forma de esclavitud, como otras muchas que flagelan al hombre de hoy y a la sociedad en general".

El Papa afirmó que la droga es "una nueva forma de esclavitud"

El foro sobre narcotráfico se realiza desde este miércoles en la Casina Pío IV, sede la Academia Pontificia de las Ciencias y las Ciencias Sociales, donde participan expertos internacionales y dirigentes políticos, judiciales y eclesiásticos, entre ellos los jueces Daniel Rafecas, Zunilda Niremperger y Sergio Torres y el presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social, monseñor Jorge Lozano.