La imagen fue compartida a través de Facebook para mostrar la escena apacible y simpática pero también resultó graciosa para los que tardaron en entenderla.
La suerte de Luna cambió de un día para el otro. Pasó de estar sola y en malas condiciones en un parque de Lima, Perú, a encontrar un nuevo hogar en una casa donde ya es la "nieta" a la que todos miman.

Como era de esperarse gracias a un entorno lleno de cariño, la perrita se sintió a gusto en cuestión de días y hasta se animó a hacerse de nuevos juguetes, incluida la pantufla de su "abuela", quien compartió la foto de la travesura a través de Facebook.

Para el ojo poco entrenado puede parecer que hay más de un perrito en la cucha, pero no: es Luna con su nuevo juguete.

luna pantufla.jpg
La pantufla ya es de Luna<br>
La pantufla ya es de Luna