Así lo aseguró el titular de la Sedronar, Roberto Moro, durante el debate sobre narcotráfico que organizó el Vaticano. "Esta tiene que ser una política de Estado", dijo.

"Coincido con el diagnóstico del Papa, en estos años Argentina pasó de ser un país de tránsito a tener consumo y un poco de producción de drogas", afirmó el titular de la Sedronar, Roberto Moro, durante el encuentro "Narcóticos: problemas y soluciones para este problema mundial", que fue organizado por el Vaticano. "Los trabajos presentados por la Universidad Católica Argentina y el OPRENAR se refieren en ese sentido y hablan de lo mismo", expresó luego.

"Estamos en el momento justo: Todas las voces que en el país hablan del tema, desde la Pastoral Social hasta los curas villeros y las Madres del Paco, estamos trabajando para que haya una política de Estado que trascienda al gobierno. Esta tiene que ser una política de Estado, muchos dirigentes lo están viendo así y por eso creo que estamos a tiempo de cambiar la realidad en la Argentina", destacó Moro.

Embed

En ese sentido, durante el encuentro, el secretario de la Sedronar consideró que "debemos trabajar mirando a los ojos a los que hoy sufren el problema y ofrecer desde el Estado una mirada mucho más amplia e integradora, que tenga fuerza desde lo sanitario, lo social y lo educativo".

"Lo que plantea el Papa es lo que hay que hacer, continuó Moro, debemos poner la mirada en el sujeto y dejar de lado la sustancia que es la que tanto daño le hace a la sociedad". "Hay que ver cómo incluimos a ese sujeto nuevamente en una estrategia educativa y laboral que es a veces en lo que más fracasamos", remarcó.

"Ahora no es el momento en la Argentina de hablar de despenalización porque le generaría mucho daño a nuestros hermanos", sostuvo el funcionario nacional quien explicó que el Gobierno no piensa en esa posibilidad sino en "generar mejor accesibilidad a los servicios terapéuticos y a los programas preventivos".