Un hombre salió en busca del autor del robo de su moto y confundió a un vecino con el ladrón; lo atacó y le disparó el la cabeza. Fue detenido
Un joven fue detenido en las últimas horas tras balear en la cabeza a otro al que confundió con un ladrón que le había robado la moto en la localidad bonaerense de Garín, partido de Escobar.
Todo comenzó aproximadamente a las 15 del martes, cuando un hombre de 27 años, identificado como Emanuel Corbalán, había puesto en venta su moto a través de Internet. Una Honda CBX de 250cc de color rojo.

Embed
Un supuesto comprador llegó en un remís y, tras una charla, le pidió probarla a lo que Corbalán accedió. Pero el comprador no regresó, según publicó pilaradiario.com.
Enfurecido, el vendedor se subió a la camioneta Renault Duster gris, que era el remís en el que había llegado el ladrón, y obligó al remisero, un hombre de 58 años domiciliado en Escobar, a salir a buscar al sujeto que se llevó su moto.
Recorrieron Garín y Maquinista Savio, hasta que llegaron a la localidad pilarense de Luis Lagomarsino. Ya en la ruta 26 y Haití, divisó a un joven que circulaba en una moto como la suya, misma marca, modelo y color.

Embed
Convencido de que era el ladrón, ordenó al remisero a que le cruzara el auto. Al bajarse, hizo detener al motociclista, identificado como Luis Zabala, de 29 años, a quien apuntándole con una pistola lo obligó a descender y ahí comenzó un ataque salvaje que incluyó trompadas y patadas. Hasta que forzó al motociclista a arrodillarse disparándole en la cabeza, para luego escapar con la moto con dirección a Maquinista Savio.
Sin embargo, a las pocas cuadras, notó que había cometido un error fatal: la moto que se llevaba no era la suya. De inmediato tiró el vehículo y el arma a una zanja y escapó a pie.
Horas después, Corbalán, se presentó en la comisaría Escobar 3ª, de Garín, diciendo que le habían robado su moto y un arma de fuego.

Embed
Pero, al mismo tiempo, la policía era alertada acerca del joven gravemente herido de un disparo en la cabeza. Los policías relacionaron los hechos y Corbalán quedó demorado.
Minutos después, en la misma comisaría, se presentó el remisero como testigo de todo lo acontecido y complicó aún más al agresor, manifestando cada uno de los detalles que le tocó vivir.
La víctima del ataque se encuentra internado y fuera de peligro, en el hospital Juan Cirilo Sanguinetti de Pilar.
Mientras tanto, el verdadero ladrón y la moto que tenía para la venta el agresor, aún no aparecieron.