Una mujer fue encontrada muerta este jueves en Francia tras la irrupción de un hombre armado en un asilo religioso en Montferrier sur Lez, en el sur del país.
La víctima, que había sido atada, era la vigilante de ese centro y habría sido asesinada con un arma blanca. La policía encontró su cuerpo en la planta baja del edificio, señaló la prensa.

Los otros 59 residentes fueron puestos a salvo por los efectivos, mientras que el agresor logró darse a la fuga.

Embed
El diario Le Figaro indicó que el hombre, del que por el momento se desconocen las motivaciones, estaba solo y entró también con un fusil.

La intervención de las fuerzas del orden incluyó a policías y a miembros del Grupo de Intervención de la Gendarmería Nacional (GIGN), que recorrieron el establecimiento en su busca y para poner a salvo a sus residentes.

En el centro atacado, "Les chênes vertes", vivían antiguos misioneros que habían trabajado en África y algunas religiosas, con una edad promedio de 75 años, según los medios.

La cadena iTélé añadió que ningún elemento permite determinar por el momento que se haya tratado de un acto terrorista.

El atacante irrumpió en el centro hacia las 22 hora local y la operación policial, tras el registro completo de la casa, se dio por finalizada dos horas y media más tarde.