El policía Thomas Woods, de la ciudad de Lewiston, en Maine, Estados Unidos, paró a un auto que había salido de la casa de un fugitivo. En el vehículo iba su madre, Angelia Barnett-Harrell, de 47 años. El oficial escuchó ruidos en el baúl y cuando se acercó se encontró con el criminal, llamado Jesse Harrell, de 20 años.
Woods estaba haciéndole una serie de preguntas a la madre del fugitivo cuando escuchó algo en el baúl, se acercó y lo encontró a Harrell. Apenas escuchó el ruido, la madre le dijo: "Es un arma de juguete, no le dispares".

baúl fugitivo.mp4
Detuvo un auto para interrogar al conductor y se encontró con un fugitivo en el baúl
En el momento en el que Woods vio que el baúl estaba levemente abierto pidió refuerzos y se abalanzó sobre el joven.

"Se determinó que el arma que tenía el Sr. Harrell en su mano era de juguete, pero tenía la apariencia de un arma real", informaron las autoridades en un comunicado.