El ministro de Gobierno de Brasil, Geddel Vieira Lima, negociador de la administración de Michel Temer con el Congreso, renunció este viernes al cargo tras haber sido acusado de tráfico de influencias.
El ministro de Gobierno de Brasil, Geddel Vieira Lima, negociador de la administración de Michel Temer con el Congreso, renunció este viernes al cargo tras haber sido acusado de tráfico de influencias, en un nuevo escándalo que golpea al primer mandatario, a quien la oposición busca impulsarle un juicio político.

Vieira Lima dejó el cargo mediante una carta de renuncia luego de haber sido acusado por el ex ministro de Cultura Marcelo Calero, quien dimitió hace una semana, de presionarlo para que los organismos del Estado actúen a su favor y permitan la construcción de un edificio en una zona que es patrimonio histórico en Salvador, estado de Bahía.

vieira lima.jpg
Geddel Vieira Lima presentó su renuncia<br>
Geddel Vieira Lima presentó su renuncia
Vieira Lima, hombre fuerte del Partido del Movimiento de la Democracia Brasileña (PMDB), es el sexto ministro en renunciar desde que Temer asumió en forma interina en mayo y luego fue confirmado el 31 de agosto, tras la destitución de la presidenta Dilma Rousseff en un juicio político.

En su carta de renuncia divulgada por el Palacio del Planalto, Vieira Lima escribió: "Frente a las dimensiones de las interpretaciones ofrecidas, pido disculpas a quienes hayan sido por ellas alcanzados, pero Brasil es más grande que todo esto" y trata a Temer como "fraterno amigo".

Antes de la renuncia de Vieira Lima, el dólar comercial había avanzado en el inicio de las operaciones 2%, pero luego de la dimisión disminuyó su alza a 1,29% cotizado a 3,43 reales.

El caso también afecta directamente a Temer, ya que el ex ministro de Cultura lo denunció ante la policía federal por haber defendido a Vieira Lima dentro del gabinete y de presionarlo.

Calero grabó las discusiones que mantuvo con el mandatario antes de renunciar al cargo la semana pasada y también con el jefe de gabinete, Eliseu Padilha, además de con el propio Vieira Lima.

Embed
Calero dijo ante la policía, según se lee en la denuncia, que renunció luego de que fuera presionado por Temer y Vieira Lima para que revise una decisión del Instituto de Patrimonio Histórico (IPHAN) que impidió la construcción de un edificio de lujo en la zona colonial más valorizada de Salvador, en el estado de Bahía, primera capital de Brasil.

Vieira Lima compró un departamento por 600.000 dólares en un emprendimiento, pero el IPHAN negó la continuidad de la obra por afectar al barrio histórico de Salvador, ya que se trata de un edificio de 30 pisos y con estilo moderno.

Según Calero, Temer le pidió que resolviera el asunto con la Abogacía General de la Unión, desconociendo la resolución del IPHAN, un órgano que depende la cartera de Cultura.

El presidente está "sorprendido por los rumores sobre grabaciones", dijo el portavoz presidencial, Alexandre Parola, en un comunicado.