Desde aquel 13 de marzo del 2013 en el que Jorge Bergoglio fue elegido como Sumo Pontífice, el Xeneize no pudo vencer al Ciclón en partidos oficiales y ni siquiera le pudo convertir un gol.
Creer o reventar: desde la asunción de Jorge Bergoglio como Sumo Pontífice, San Lorenzo nunca perdió un partido oficial ante Boca. Es más, el Xeneize no pudo convertirle ni siquiera un gol.

La llegada de Francisco al Vaticano parece haber marcado un antes y un después en la historia del Ciclón. Durante su mandato, el elenco de Boedo consiguió su primera Copa Libertadores.

Embed
Más allá de la histórica paternidad que ostenta ante Boca, la racha del Ciclón es casi perfecta desde que Jorge Bergoglio es Papa: seis partidos oficiales jugados, cinco ganados y un empate. Además con un agravante para el Xeneize: no metió ni siquiera un gol.

Los encuentros fueron: 3-0 en el Torneo Final 2013, 1-0 en el Inicial 2013, 0-0 en el Final 2014, 2-0 en el Transición 2014, 1-0 en el Campeonato 2015 y el 4-0 de la Supercopa.