Apropiadamente llamado "Mary Jane", la bebida tiene fines terapéuticos ya que produce los mismos efectos que la marihuana medicinal, que cada vez tiene más aceptación.
Una bodega de California, en los Estados Unidos, se abocó a la producción de vinos terapéuticos con aceite de cannabis, el componente no psicoactivo de la marihuana, que prometen aliviar los síntomas de enfermedades como el glaucoma, la esclerosis múltiple y la epilepsia.

Sin los efectos secundarios que el Tetrahidrocannabinol (THC) produce en la mente ni el peligro de la dependencia, el vino "Mary Jane" creció en el mercado de los Estados Unidos y se comercializa desde 2013 con un precio de 120 a 400 dólares.

Los usos medicinales de la marihuana, y del cannabidiol (CBD) en particular, son cada vez más conocidos en todas partes del mundo gracias a la intensa campaña de familiares y pacientes que se vieron beneficiados por sus efectos, pero la etiqueta Mary Jane Wines" existe desde 2013.

Además, la misma bodega comercializa jugo de uva y sales marinas para cocinar con CBD, pero para comprar cualquiera de los productos es obligatorio presentar una prescripción médica.