"El 2016 ha sido por lejos el año más violento y el de mayor recaudación histórica", advierten desde una organización social. Cada cuidacoche factura un promedio de 24 mil pesos por mes.

Por día, hay al menos un ataque de trapitos contra automovilistas y vecinos de la Ciudad y el conurbano bonaerense que termina en un tribunal del área metropolitana, ya sea por lesiones o incluso tentativas de homicidio, según denunció la ONG Defendamos Buenos Aires. En lo que va del año ya acumulan 332 agresiones de cuidacoches.

Para Javier Miglino, presidente de la ONG, el 2016 "ha sido por lejos el año más violento y el de mayor recaudación histórica para esta mafia". "Desde que los venimos denunciando, en estos 12 años los trapitos han engordado en cantidad de miembros y en la actualidad son más de 5 mil en el área metropolitana, donde recaudan un promedio de 4 millones de pesos por día", señaló en declaraciones al diario Popular.

Según sus cálculos, cada trapito factura un promedio de 24 mil pesos por mes, pero "a medida que crece la facturación también crece la violencia". "Esta mafia se nutre de otra megaorganización delictiva: las barras bravas de los clubes más caracterizados de la Primera A y la Primera B del fútbol argentino", señala Miglino.

De acuerdo al relevamiento realizado por Defendamos Buenos Aires, estas organizaciones criminales operan desde el barrio de Almagro hasta Belgrano y desde Pompeya hasta Recoleta; mientras que del otro lado de la General Paz abarcan, entre otras localidades del conurbano bonaerense, Quilmes, San Justo, Ramos Mejía, Lomas de Zamora, San Martín, San Isidro, Olivos y Adrogué.