Desde la UIA remarcaron que tienen medida una caída del 5,9 interanual hasta septiembre y lamentaron que octubre "no pinta ser un buen mes".
El vocal de la Unión Industrial Argentina José Urtubey estimó que el sector fabril tendrá un "cierre de año complicado", mientras pronosticó que finalizará con una caída del orden de 4,5 por ciento.

El dirigente consideró que la recuperación llegará cuando se pongan en marcha "políticas públicas direccionadas al desarrollo". Urtubey recordó que la UIA tiene medida una caída del 5,9 interanual hasta septiembre y se lamentó de que octubre "no pinta ser un buen mes".
"En el año, creo que vamos a estar en una caída del orden de 4,5 por ciento", apuntó en diálogo con la agencia NA. Así lo sostuvo en medio de los reclamos por parte de la entidad hacia el Gobierno para disminuir la presión fiscal y mejorar la competitividad del segmento.
Si bien la administración macrista realizó una serie de anuncios en la conferencia de la UIA que pudo poner paños fríos a la tensión con el sector fabril, aún persisten marcadas diferencias de criterios respecto de cómo reactivar la economía.
En ese escenario, Urtubey pidió la implementación de medidas vinculadas con "lo financiero, productivo y tributario". "Hay que incentivar mucho a las pymes", resaltó y reclamó poner en marcha un plan que tome en cuenta "la infraestructura y logística".
Así, insistió: "No hay soluciones mágicas. En la medida en que haya políticas públicas orientadas al desarrollo, se va a comenzar a percibir la recuperación". El vocal de la entidad criticó que "se estuvo combatiendo la inflación en detrimento del mercado doméstico y eso se estuvo viendo en la caída de la actividad".
Si bien confió en que "va a haber una declinación en la inflación", alertó que "la caída del mercado de consumo fue muy marcada". Al ser consultado sobre el valor del dólar pretendido por el sector, consideró que "no se debe buscar competitividad a través del tipo de cambio".
"La competitividad hay que buscarla de forma sistémica, apelando a todas las variables de la economía de manera equilibrada", argumentó y advirtió que de no ser así, "es el cuento de la manta corta".