Los miles de hinchas que viajaron a Zagreb para presenciar la final se hicieron sentir y el estadio se tiñó de celeste y blanco con un aliento ensordecedor antes del cuarto punto de la serie final.

Embed
Juan Martín Del Potro fue recibido como si fuera local y todo el peloteo previo ante Marin Cilic se hizo bajo un emocionante clima de pasión celeste y blanca.

Del Potro Cilic