El partido entre Peñarol y Nacional estuvo precedido de un fuerte dispositivo de seguridad que no logró controlar los desmanes de los hinchas del Carbonero que golpearon a los porteros y saquearon los puestos de venta de comida en la tribuna Ámsterdam.

El clásico del fútbol uruguayo entre Peñarol y Nacional fue suspendido este domingo antes de su inicio por disturbios registrados dentro y fuera del Estadio Centenario en Montevideo, que derivaron en la detención de un centenar de personas.

El partido, correspondiente a la decimotercera fecha del Campeonato Uruguayo Especial 2016, estuvo precedido de un fuerte dispositivo de seguridad que no logró controlar los desmanes de los hinchas de Peñarol que golpearon a los porteros, saquearon los puestos de venta de comida en la tribuna Ámsterdam y se enfrentaron con la policía.

Embed
Tras una reunión en la que estuvieron los dirigentes de ambos equipos, árbitros y la policía se decidió suspender el encuentro al no estar dadas las garantías de seguridad.

"No están dadas las garantías de seguridad por la situación que se está dando en la Ámsterdam y el ingreso y su evacuación traería muchos heridos", dijo el Director Nacional de la Policía, Mario Layera, a medios locales.

Embed
En un inicio la policía propuso desalojar la tribuna Ámsterdam para poder llevar adelante el partido, pero finalmente se optó por la suspensión del encuentro.

Peñarol marcha en la undécima posición (15 puntos) producto de una temporada discreta, y Nacional (25) pelea la punta del torneo, que Danubio lidera con 26 unidades.