Alrededor de 20 mil personas se desplazaron del este de la ciudad de Aelpo en las últimas 48 horas y Bana, de 7 años, está entre ellas, con la historia que su madre comparte en Twitter.
Bana Alabed y su madre, Fatemah, se unieron a las más de 20 mil personas que huyeron del este de Alepo en los dos últimos días tras una nueva escalada de violencia en Siria. La pequeña de 7 años relató a través de su perfil de Twitter cómo fue el ataque que la dejó sin hogar y al borde de la muerte.

"Último mensaje. Estamos en un fuerte bombardeo. No podemos seguir vivos así. Cuando muramos, sigan hablando por los 200 mil personas que aún están adentro [de Alepo]", escribió Fatemah hace dos días en la cuenta de su hija, @AlabedBana.

Embed
"Hoy no tenemos casa. Fue bombardeada y ahora está en ruinas. Vi muertos y casi me muero", expresó Bana. "No tenemos un hogar. Sufrí una pequeña herida. No duermo desde ayer. Tengo hambre. Quiero vivir. No quiero morir", escribió la madre de la chica el lunes pasado.

"Esta es mi casa, mis muñecas murieron en el bombardeo", explicó la niña. Unas horas antes su madre había pedido oraciones de sus seguidores en Twitter porque el Ejército sirio había entrado al barrio que seguía en manos de rebeldes.

Embed
El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) informó desde su sede en Ginebra que los refugiados internos en Siria podrían desplazarse "en diferentes direcciones" tras los ataques del gobierno local contra la zona este de Alepo, último bastión de los rebeldes.