La mujer estaba acostumbrada a darle a la niña varias dosis de heroína, metadona y ketamina a las que llamaba "Smarties", como los caramelos de fruta.
Una mujer del Reino Unido irá a juicio por matar de una sobredosis a su hija de cuatro años a quien drogaba sistemáticamente para poder tener sexo con su novio. La ex pareja de la acusada también enfrenta cargos legales.

Michala Pyke, de 37 años, le envió un mensaje de texto a su ahora ex pareja, John Rytting, de 40, en el que le anunció que su hija "podía tomarse una pastilla azul y dormirse" en referencia a la dosis de diazepam que pensaba administrarle a la nena, informó el sitio Daily Mail.

Tanto Pyke como Rytting admitieron un cargo de cruekdad contra Poppy, quien tenía apenas cuatro años cuando su madre la encontró azul y sin respirar en el sofá de su casa en Grimsby. La nena tenía rastros de metadona, heroína y ketamina en su sistema y hasta en su pelo.

La Policía no culpó a Pyke por la muerte de su hija, que ocurrió en junio de 2013, pero tras conocerse los resultados de la autopsia, y el contenido de los celulares de la mujer y su ex novio, quedó claro que había una relación abusiva.