J.R. Smith, de los Cleveland Cavaliers, quiso saludar a Jason Terry, que estaba en el banco, pero no se dio cuenta que el partido seguía y le dejó vía libre a los Milwaukee Bucks para convertir sin oposición. Mirá la insólita jugada.