La marca japonesa ofrece nuevamente al Prius, ahora en su cuarta generación. El consumo declarado es de 3,3 litros cada 100 kilómetros. Tiene cambios estéticos y más equipamiento.
Toyota reintroduce en el mercado local al Prius, el emblema de los autos híbridos que ahora se ofrece en su cuarta generación, importado desde Japón.

Tras haber sido discontinuado el año pasado por trabas a la importación, está equipado un motor naftero de ciclo Atkinson VVT-i de 1.8 litro de 98 CV y un torque de 142Nm, y un segundo motor eléctrico que entrega 72 CV y un torque de 163 Nm. La potencia total del sistema híbrido de Prius es de 122 CV. El consumo declarado es de 3,3 litros cada 100 kilómetros recorridos.

Embed
En seguridad cuenta con sistema ABS con distribución electrónica de frenado (EBD) y asistencia de frenado de emergencia (BA), control de estabilidad (VSC), control de tracción (TRC) y faros antiniebla delanteros y traseros de LED. En relación con la seguridad tiene 7 airbags y los sistemas de anclajes ISOFIX para butacas infantiles. El diseño es más aerodinámico y en el interior cuenta con pantalla de 7 pulgadas, con navegador, información del sistema híbrido y cámara trasera. Tiene tapizados de cuero y un cargador inalámbrico para celulares. Climatizador bizona y butacas calefaccionadas.

El sistema hídrico

Cuando se acelera al máximo, el motor naftero no sólo otorga potencia a las ruedas sino que también permite el funcionamiento del generador eléctrico. Este último, brinda energía para aportar más potencia a las ruedas. De ser necesario, energía proveniente de la batería llega al motor y suplementa el rendimiento del conjunto.

Embed
Cuando se frena o desacelera, el motor eléctrico funciona como un generador, convirtiendo la energía cinética del vehículo en energía eléctrica, la cual se usa para cargar las baterías. Este sistema es particularmente efectivo en recobrar energía cuando se circula por la ciudad, donde se producen aceleraciones y desaceleraciones frecuentes.

De ser necesario, el generador también recarga la batería con la energía remanente del motor de combustión interna.