Anabel Orozco dimitió que mintió con la condición de que la jubilen. La funcionaria del Ministerio Público debía volver a trabajar el martes, pero presentó otra licencia por estrés.

La polémica fiscal mendocina Anabel Orozco, que presentó un certificado médico y se fue de vacaciones a Brasil y a San Luis, renunció este miércoles a su cargo en la Segunda Fiscalía Correccional, correspondiente a la Primera Circunscripción.

La renuncia tiene como condición el acceso a la jubilación. Según asegura la fiscal en la notificación enviada al ministro de Trabajo de la provincia de Mendoza, Dalmiro Garay, los trámites jubilatorios los inició en 2012.

Embed

El procurador de la Suprema Corte, Alejandro Gullé, solicitó ayer el Jury de enjuiciamiento para la letrada luego de que se viralizaran fotos de Orozco en playas de Brasil y de que se conociera su posterior "escala" en San Luis para participar de un torneo de Bridge, cuando en la fiscalía había solicitado licencia médica por "lumbalgia".

Entre tanto, Orozco tenía que reincorporase ayer a su funciones en la Justicia pero presentó otra licencia, esta vez psiquiátrica por estrés.

El gobernador Alfredo Cornejo tendrá que decidir si acepta la renuncia y le da el beneficio de gozar de su jubilación pese a su dudoso comportamiento.

La fiscal asegura en su presentación que desde 2008 sufre "patologías que aquejan" su salud, por lo que decidió cuatro años más tarde, en 2012, iniciar los trámites para jubilarse.

Además, agrega como prueba un certificado médico que confirma su actual "síndrome por stress agudo, con franca reactivación sintomática depresivo angustiosa".