La Justicia porteña rechazó el pedido de dos alumnas para que las reincorporaran a una escuela secundaria tras haber sido suspendidas por ingresar bebidas alcohólicas al establecimiento educativo.

Para el juez, la institución no afectó el derecho de educación, en cambio las jóvenes violaron los deberes de los alumnos.

Las madres de las chicas interpusieron una acción de amparo en la que se pedía "la reincorporación de sus hijas como alumnas regulares al Colegio Normal N° 8 Julio A. Roca", donde cursaban quinto año.

Embed
El juez en lo Contencioso Administrativo y Tributario porteño Marcelo Segón rechazó la acción de amparo con la que pretendían revertir la sanción disciplinaria del colegio que consistió en prohibirles el ingreso a clases hasta la finalización del ciclo lectivo.

"No se han alegado vicios en el procedimiento llevado adelante para llegar a la decisión que se adoptó en el seno de la institución educativa, ni se alegó mínimamente que se encontraran revestidos de una arbitrariedad o ilegalidad manifiesta", sostuvo el juez al confirmar la sanción.

Al aplicar la medida, se advirtió que las chicas violaron "los deberes de los alumnos, entre los cuales se destacan evitar el ingreso, ingesta y/o tenencia de bebidas alcohólicas u otras sustancias tóxicas al establecimiento escolar u otro establecimiento donde se desarrollen actividades escolares y cuidar de sus pertenencias y de las ajenas, comunicando cualquier anormalidad".

En su resolución, el magistrado rechazó que la medida afectara el derecho a la educación de las alumnas al sostener que "del modo en que se resolvió, se les permite continuar realizando tareas y rendir los exámenes finales, de modo que no puede sostenerse que el establecimiento se desatendió de la situación educativa de las alumnas, de cara a la expiración del ciclo lectivo".

"No podría sostenerse que se lesionó el derecho de aprender de las alumnas cuando las consecuencias desfavorables que a ellas irrogan no son sino el fruto de la situación reglamentaria en que se colocaron con su propio accionar admitiendo incluso, en el caso, la ingesta de alcohol en la escuela en ocasión del festejo por el día de la primavera, cuando los alumnos tenían el deber de no hacerlo", dice el fallo.