Cambiemos aceptó modificar la iniciativa del Ejecutivo e incorporó propuestas de la oposición. Habrá un impuesto al juego y deducciones por alquileres, viáticos y cónyuges.
El presidente de la comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara baja, Luciano Laspina, confirmó este jueves por la tarde una serie de cambios al dictamen del oficialismo como la incorporación de un impuesto al juego y deducciones por alquileres, viáticos y por cónyuge. No obstante, no logró el consenso de la oposición para emitir un dictamen unificado y habrá varios proyectos en juego.

"Vamos a incluir un impuesto indirecto a las apuestas y un impuesto directo a las máquinas tragamonedas de manera que se pueda compensar en parte el costo fiscal", anunció Laspina al presidir la reunión de la comisión de Presupuesto y Hacienda en el anexo C de la Cámara de Diputados.
El dictamen del interbloque Cambiemos también estipula una actualización de las escalas del régimen de monotributo con una suba del 50 por ciento. En el caso de los alquileres de viviendas, se proponen deducciones de hasta un 40 por ciento del valor y con un tope de 4.000 pesos mensuales o 48.000 pesos mensuales, mientras que las deducciones por viáticos, "un viejo reclamo de la CGT", tendrán un "tope" sujeto a reglamentación de la AFIP.
En tanto, el diputado oficialista desestimó incorporar impuestos a los plazos fijos y a los dividendos, tal como proponían distintos bloques de oposición, entre otros instrumentos para gravar la renta financiera.
El Frente Renovador, el bloque Justicialista, el Peronismo para la Victoria y los diputados misioneros de Maurice Closs, por su parte, se pusieron de acuerdo y consensuaron un dictamen en común, que propone elevar a 49 mil pesos el mínimo no imponible.
Se aguardaba la decisión de los diputados del Partido Socialista, que se debatían entre sumarse al dictamen de estas fuerzas políticas o al del Frente para la Victoria, que plantea que la actualización del mínimo no imponible esté atado a un criterio diferente.
Esa iniciativa plantea que la AFIP determine todos los años de acuerdo a sus estadísticas la línea salarial de corte para que pague el tributo el 10 por ciento de los asalariados, de manera invariable. En tanto, el Frente de Izquierda y Carlos Heller firmarán sus propios dictámenes de minoría.