Con el aumento más de la mitad del padrón pagará como máximo 62 pesos por mes y un 8,5 por ciento continuará exento (para jubilados y personas con discapacidad).
Los legisladores porteños convirtieron este jueves en Ley el proyecto de Presupuesto 2017 enviado por el Poder Ejecutivo, que contempla un nivel de gastos de 178.223 millones de pesos, una inflación del 17 por ciento, un incremento en la tasa del ABL que rondará el 30 por ciento promedio y un sensible aumento en las partidas para el área de la vivienda social.

El cálculo de gastos y recursos estimado para el próximo año presenta las mismas variables macroeconómicas que las proyectadas por el Gobierno nacional ya que estima un crecimiento del 3,5 por ciento, un tipo de cambio promedio de 17,92 pesos y una variación de precios del 17 por ciento.

Embed
Respecto de la tasa de ABL, la cartera de Hacienda informó que "en el 2011, la ley que reformó el sistema valuatorio previó que las partidas con valuaciones más retrasadas fueran aumentando el pago anual progresivamente, con topes del 50, 75 y 100 por ciento hasta alcanzar el valor real de la propiedad".

Sin embargo, remarcaron que "durante los últimos cuatro años esto no se aplicó", pero indicaron que "en este actual contexto de recuperación económica, se decidió nuevamente acompañar el esfuerzo de los contribuyentes, proponiendo a la Legislatura un tope del 38 por ciento para el incremento de este impuesto para el año próximo".

De acuerdo a lo aprobado, este tope "producirá una incremento promedio del 30 por ciento": más de la mitad del padrón pagará como máximo 62 pesos por mes y un 8,5 por ciento continuará exento (para jubilados y personas con discapacidad).

En tanto, que un 13, 5 por ciento de los contribuyentes pagarán un incremento menor al 20 por ciento; un 27 por ciento tendrá aumentos de entre un 20 y 30 por ciento; un 23 por ciento de entre un 30 y un 37 por ciento y el 28 por ciento restante de un 38 por ciento.