Este viernes llegarán a la ciudad brasileña los cuerpos de las víctimas de la tragedia de Chapecoense. Los organizadores del velatorio esperan a unas 100 mil personas para el último adiós que se llevará a cabo este sábado.
A primeras horas de este viernes, los cuerpos de las víctimas del accidente del avión en el que viajaba el equipo de fútbol Chapecoense de Brasil, comenzarán a llegar a sus lugares de pertenencia. En Chapecó se espera un velorio multitudinario ya que más de 50 de las víctimas eran parte del plantel del equipo.

Embed
A partir de las 16 comenzará el traslado en tres vuelos diferentes de 50 brasileños fallecidos. A la misma hora, en aviones privados, saldrán hacia Brasil los cuerpos de 14 periodistas que viajaban junto al plantel para cubrir la final del torneo continental frente a Atlético Nacional, agregó.

Chapecoense 03
Se espera un multitudinario velorio en Chapecó<br>
Se espera un multitudinario velorio en Chapecó
"Lo que más se quiere ahora es salir para casa, llevar a nuestra casa a nuestros amigos y hermanos, porque la espera es la peor cosa que se tiene", dijo Roberto Di Marche, primo del directivo del cuadro brasileño Nilson Folle Junior, fallecido en la tragedia que ha conmovido al mundo entero.

Los cadáveres de los 71 fallecidos fueron preparados para su repatriación por cuatro funerarias de Medellín durante casi dos días.

En tanto en Chapecó, ciudad ubicada al sur de Brasil, se preparan para un velorio masivo en su estadio y está previsto que se realizará durante este sábado.

Chapecoense 04
Se espera un multitudinario velorio en el estadio de Chapecó<br>
Se espera un multitudinario velorio en el estadio de Chapecó
El escenario deportivo tiene una capacidad para 19.000 espectadores, por lo que el club habilitará pantallas gigantes en los alrededores porque estiman que al lugar se acerquen unas 100 mil personas.

En tanto, sobre el accidente, las autoridades colombianas, en coordinación con expertos internacionales, continuaban la investigación de las causas que llevaron a que caiga en donde se apunta a falta de combustible en la aeronave y cuyo parte final puede demorarse hasta seis meses.