Donald Trump, el electo presidente de Estados Unidos, estuvo acompañado de Kellyanne Conway, quien es asesora y directora de campaña. En el festejo, el magnate sorprendió a todos.

El presidente electo de Estados Unidos , Donald Trump , tiene la mente puesta en la confección de su gabinete. Pero pese a eso no deja de lado su pasado de millonario lleno de eventos y celebridades.

Esta vez, acudió a una fiesta de disfraces de héroes y villanos en la localidad de Head of the Harbor, en Nueva York.

El anfitrión fue Robert Mercer, un multimillonario de fondos de alto riesgo y donante de Trump en su campaña electoral, gracias a la cual venció a la demócrata Hillary Clinton en las presidenciales pasadas.

Cuando arribó al evento, el magnate de los medios fue preguntado de qué iba disfrazado, debido a que vestía un traje negro, un abrigo y una corbata estampada. Entonces, el sucesor de Barack Obama se señaló a sí mismo y dijo: "De mí". ¿Es héroe o villano?