Mientras el presidente electo de los Estados Unidos promete más trabajo, se supo que la compañía automotriz no invertirá 1600 millones de dólares en México.
"El Gobierno de México lamenta la decisión de Ford Motor Company de la cancelación del proyecto de inversión en San Luis Potosí y ha asegurado la reposición por parte de la compañía de cualquier erogación realizada por el Gobierno estatal para la facilitación de esta inversión", indicaron este martes en un boletín oficial de la Secretaría de Economía azteca.

Embed
De ese modo quedó oficialmente cancelado el plan de Ford de construir una nueva planta de ensamblaje en el centro-norte del país que habría representado un gasto de 1600 millones de dólares. En vez, el Ford Focus será fabricado en Hermosillo "para mejorar la rentabilidad de la compañía".

Embed
Además, a modo de acompañamiento de las intenciones del presidente electo, Donald Trump, de "mantener en el país" los puestos de trabajo, desde Ford anunciaron que se invertirán 700 millones de dólares en una planta de Flat Rock, en Michigan, Estados Unidos.

El presidente republicano, a su vez, había amenazado horas antes a General Motors, rival de Ford y principal productor automotriz en EEUU, con imponer un "fuerte arancel" a los vehículos que son fabricados en México e ingresan al país sin pagar impuestos.
Pero desde la Secretaría de Economía mexicana aseguraron que el crecimiento de Ford en la región "ha respondido a una estrategia de competitividad basada en cadenas globales de valor, en donde norteamérica compite con otras regiones del mundo", por lo que los puestos en México "han contribuido a mantener empleos manufactureros en Estados Unidos que de otra forma hubieran desaparecido ante la competencia asiática",