"El juego del muelle" es una práctica sexual que preocupa a los padres de los jóvenes en España ya que son muchos los riesgos para la salud que implica ser parte de este ritual.
¿De qué se trata el juego? Los chicos se sientan en círculo sin ropa interior, y mientras mantienen la erección, las chicas se van sentando sobre ellos alternativamente forzando una penetración durante 30 segundos. El primero que eyacula pierde, y el sistema continúa hasta que sólo queda uno.

Uno de los riesgos más comunes es el embarazo no deseado, aunque quienes practican este juego sin preservativo parecen no tenerlo en cuenta.

Embed
Por otro lado, las enfermedades de transmisión sexual. Sin dudas, la peor parte se la llevan las mujeres porque aunque sí se utilice preservativo, ellas sí estarán expuestas a este tipo de enfermedades al dejar sus secreciones en el condón que posteriormente utiliza otra chica.

El SIDA y el sífilis son otras enfermedades que se pueden contagiar si se realiza este tipo de juego sexual. Otros ejemplos de afecciones contra las que el condón no puede dar seguridad al 100% son la clamidia o la gonorrea.

Además, existe el riesgo del desgarro para las chicas. El problema de esta práctica es que no hay ningún tipo de preparación para la penetración, que además se puede producir en una menor que no está preparada. El forzar la penetración puede dar lugar al desgarro.