La joven de 16 años sufrió un paro cardiorespiratorio que la dejó en estado vegetativo. Hace un mes solicitaron el traslado a Buenos Aires pero no se concretó y ahora analizan llevarla a Mendoza.

Un hombre se encadenó en la puerta de la obra social estatal en Bariloche para pedir la derivación de su hija a un centro de asistencia especializado y consiguió la derivación a un instituto similar al Fleni en Mendoza.

"Mi hija necesita ser trasladada urgente, desde el 12 de diciembre tenemos el pedido de derivación al Instituto Fleni y el Ipross nos tiene a las vueltas desde entonces", había dicho Víctor Sobarzo al diario DeBariloche, cuando se encadenó en la puerta de la obra social estatal para pedir la derivación a un centro de asistencia especializado.

Al trascender la manifestación, el presidente del Ipross, Claudio Di Tella, informó a los medios locales que la joven será trasladada este miércoles y que incluso buscan alojamiento para sus padres en Mendoza.

Solana, de 16 años, sufrió un paro cardiorespiratorio y quedó en estado vegetativo hace 4 meses. En este tiempo tuvo una mejoría y quedó en estado semi consciente, internada en la sala de terapia intermedia en el hospital zonal "Ramón Carrillo".

hombre encadenado
Se encadenó en la puerta de la obra social
Se encadenó en la puerta de la obra social

Según publicó el diario, el 12 de diciembre el médico neurólogo del hospital solicitó a Ipross la derivación de la joven al Instituto Fleni u otro similar para continuar un tratamiento especializado para su rehabilitación.

Desde ese momento, Sobarzo reclamaba la derivación. "Una médica auditora del Ipross el lunes 19 de diciembre nos informó que no se autorizaba el traslado porque ellos iban a agotar las instancias de tratamiento acá".

Sobarzo señaló durante la mañana del martes que desde la obra social le informaron que "cuesta mucho dinero la internación allá" e insistía en que el pedido de derivación emitido por el médico tratante era "porque en el hospital recibe una atención básica, no tiene estimulación ni rehabilitación neurológica".

Antes de encadenarse a la puerta de Ipross, el padre de la joven, que es policía, habló con las autoridades de la obra social y hasta se presentó ante el gobernador Alberto Weretilneck para explicarle su situación, pero no había encontrado una solución. También presentó un recurso de amparo el mes pasado y el juez ordenó a la obra social concretar la derivación de manera urgente.

El traslado de la joven debería realizarse con un avión sanitario y permanecer internada en el instituto para recibir tratamiento.