Un hombre se salvó de la avalancha que tapó un hotel en Italia porque había salido a buscar algo en su auto y se refugió en allí hasta que llegaron los rescatistas.
Giampiero Parete se salvó de la avalancha que tapó un hotel Rigopiano, en Italia, porque había salido a buscar algo en su auto y se refugió en él hasta que llegaron los rescatistas.

"Me salvé por casualidad, pero mis hijos están debajo de los escombros",
dijo el hombre de 38 años cuando fue rescatado por un primer grupo de socorro alpino que logró alcanzar, a pie, con esquíes, el hotel cuatro estrellas.

Embed
"Llegó la avalancha y quedé atrapado en la nieve, pero logré salir. Como el auto no quedó sepultado, esperé ahí que llegaran los equipos de socorro", contó uno de los dos sobrevivientes de la tragedia.

Además, aseguró que du mujer y sus dos hijos se encontraban en el hotel en el momento que ocurrió la avalancha. Según los medios italianos ahí había un total de 22 turistas y 7 empleados.

Un amigo de Parete, Quintino Marcella, aseguró a la agencia ANSA que "Giampiero y los demás huéspedes del hotel habían pagado y estaban listos para irse ni bien hubiera llegado el camión quitanieves. Le habían dicho que iba a llegar a las 15, pero después la llegada fue postergada a las 19. Ya habían preparado las valijas, todos los clientes se querían ir".

De acuerdo a los rescatistas, "es complicadísimo" cavar en estas condiciones debido a la nieve y otras avalanchas. Además, hay árboles caídos en el camino que difilculta la llegada de ambulancias y otros medios de rescate. Sólo pueden llegar bomberos con helicópteros o medios de nieve.