El represor, condenado a 25 años de prisión por delitos de lesa humanidad durante la última dictadura cívico militar, se había fugado del Hospital Militar cuando había sido trasladado para un chequeo médico.
El represor Jorge Antonio Olivera, prófugo desde 2013, fue recapturado este lunes en la casa de su ex mujer en San Isidro.

Olivera había sido condenado a 25 años de prisión tras ser hallado culpable de cometer delitos de Lesa Humanidad ocurridos en la provincia de San Juan durante la última dictadura cívico militar. Apenas unos 20 días después de su condena, el represor se fugó del Hospital Militar adonde había sido trasladado para que se le practicase un control médico.

Embed
Junto a él también se había fugado Gustavo De Marchi, condenado a cadena perpetua también por su participación en delitos de Lesa Humanidad.

Las autoridades lograron recapturar a De Marchi en diciembre de 2015, sin embargo, Olivera permanecía prófugo de la justicia. Por ello, para dar con el represor, el ministerio de Justicia y Derechos Humanos había ofrecido una recompensa de 100 mil pesos a quien aportara datos fehacientes que permitieran su recaptura.

En el último tiempo, el fiscal Franco Picardi había ordenado intervenir los teléfonos y hacer seguimientos de mails del círculo íntimo de Olivera. La sospecha era que su ex mujer podía estar ayudando en la fuga y los procedimientos se intensificaron en las últimas 48 horas.

Embed
Cuando los efectivos llegaron este lunes a la casa en que se mantenía escondido, la mujer negó que Olivera estuviera allí. Sin embargo, los oficiales notaron que las camas estaban deshechas.

A Olivera lo encontraron escondido en un auto, en el garage de la casa.