El Vaticano admitió este miércoles la "preocupación" por el rumbo que pueda tomar la administración de Donald Trump en Estados Unidos en temas migratorios.
El Vaticano admitió este miércoles la "preocupación" por el rumbo que pueda tomar la administración de Donald Trump en Estados Unidos en temas migratorios y se declaró mensajero "de otra cultura, la de la apertura", distinta a la de una "globalización mal gestionada".

El Sustituto de la Secretaría de Estado del Vaticano, Angelo Becciu, admitió: "Ciertamente hay preocupación. Nosotros somos mensajeros de otra cultura, la de la apertura".

Embed
"El Papa insiste en la capacidad de integrar a quien llega, a quien viene, a nuestra sociedad y a nuestra cultura. Somos constructores de puentes, no de muros", declaró el religioso.

En este sentido, señaló que "todos los cristianos deberían ser fuertes en la reafirmación de este mensaje", retomando una frase del Pontífice de febrero pasado, cuando aseguró que "quien construye muros no es cristiano".

Este martes, el diario oficial vaticano L'Osservatore Romano opinó que el veto del presidente Donald Trump al ingreso de musulmanes y refugiados a Estados Unidos menoscaba el respeto histórico de ese país a los derechos humanos y podría afectar negativamente su economía.

"Solo un análisis muy superficial puede hacer pensar que la lucha contra las deformaciones de una globalización mal gestionada implique el cierre de fronteras o la construcción de muros cada vez más altos", se lee en el artículo, titulado "El cierre no es progreso", publicado en el histórico periódico que depende justamente de la sección de la Secretaría de Estado que comanda Becciu.