Dos nenas eran sometidas a golpes en Misiones por una mujer que debía cuidarlas, quien fue detenida y luego excarcelada tras la denuncia presentada por los padres de las víctimas y el registro en un video de uno de los ataques.
Los ataques según los informes eran perpetrados en forma diaria y uno fue filmado por los padres de las víctimas mediante un sistema de cámaras de seguridad, ante el repentino cambio de conducta de las niñas y las sospechas de los vecinos que dieron el alerta del caso.

Niñera golpeadora
Al dar a conocer los hechos, distintos medios locales incluyeron un video que fue aportado a la investigación por los padres, en el cual se identifica a una joven que agrede con golpes a una niña que se encuentra en una silla, a la que luego toma de los cabellos y la tira en un sillón.

La niñera, de 18 años, fue detenida horas después de radicada la denuncia y luego fue excarcelada por decisión del juez de Instrucción Martín Brites, aunque quedó supeditada a una causa por "lesiones leves", según confirmaron fuentes judiciales.
Embed
Fuentes judiciales dijeron que la joven se abstuvo de declarar ante el magistrado, tras lo cual le otorgó el beneficio de la excarcelación bajo caución juratoria.
De acuerdo con la denuncia presentada en la comisaría primera de Puerto Iguazú, "los hechos que se aprecian en el video son sólo una parte de los incidentes que se registraban frecuentemente", ante la ausencia por razones laborales de los padres de las víctimas.
Embed
El padre de las niñas, llamado Gustavo González, dijo a medios locales que fue alertado por vecinos sobre los gritos de las niñas durante el tiempo en que estaban a cargo de la niñera, a lo que se sumó "un llamativo cambio en la conducta" de sus hijas.

Por ello decidió instalar un sistema de cámaras de seguridad en el interior de la vivienda familiar, ubicada en el barrio Los Trabajadores de Puerto Iguazú, y con uno de los últimos registros en video recurrieron a las autoridades policiales para radicar la denuncia.
Las víctimas de la mujer, identificada como Yulisa Encina, fueron una nena de un año y cuatro meses y otra de dos años y ocho meses, que quedaban a su cuidado especialmente en horas de la mañana, tarea que le fue confiada por la cercanía entre las familias.