La empleada del Subte que fue picada el sábado por un alacrán en la boletería de la estación Carlos Pellegrini de la Línea B, fue dada de alta del Hospital Muñiz.

La trabajadora "ya fue dada de alta y se encuentra en su domicilio", informó a un vocero de Metrovías.

El metrodelegado Claudio Dellecarbonara contó que el incidente del sábado "fue a las seis de la mañana, (cuando) nuestra compañera se preparaba para tomar su turno en la boletería", el alacrán cayó del techo y la picó mientras trataba de sacárselo del brazo.

Embed
La trabajadora resultó con un problema dermatológico, por lo que debió "ser atendida y trasladada al Muñiz por el SAME", relató Dellacarbonara.

El delegado dijo que otros compañeros fueron picados en los "últimos años" y derivados a otros hospitales, por lo que se denunció falta de higiene y fumigación en toda la red, que por ser un lugar "oscuro y cálido donde hay cucarachas, de las que se alimenta el alacrán", resulta ideal para que prolifere este insecto.

"Tanto Metrovías, que es la empresa concesionaria y nuestro empleador, como el gobierno de la Ciudad, deberían tomar cartas en el asunto. Están expuestos los trabajadores y los usuarios", enfatizó el delegado.

"La falta de protocolos de seguridad e higiene salen a la luz cuando hay algún conflicto o incidente grave que afecta la salud de algún trabajador o incluso cuando alguno muere
. El gobierno y la empresa han convertido al subte en una bomba de tiempo", concluyó.

Metrovías comunicó que existe "un esquema de fumigación y control de plagas en el Subte" dos veces por mes, cuando todos lo trenes, estaciones e instalaciones son tratados.

"De manera adicional y como medida de prevención, se implementó la colocación de mallas en las rejillas de los baños de algunas instalaciones que así lo requerían", agregó la empresa.