Gregory Anquetil, mítico jugador galo, realizó un tiro inexplicable para ejecutar un penal durante el Juego de las Estrellas de la Liga de aquel país que dejó al arquero y a todos los presentes completamente atónitos.