El dinero también tiene su precio y uno de mayor denominación vale más que el preciado cambio chico para los comerciantes. La explicación.

Este martes debutó un mercado creado por el Banco Central para que las entidades financieras compren y vendan billetes. Fue en dos ruedas de negociación: una para los de 500 y 200 pesos, y otra para los billetes de baja denominación como los de 5, 10, 20, 50 y 100 pesos.

No hubo transacciones por montos elevados pero el billete de 500 pesos se negoció al 101%, es decir que se pagaba un 1% más que su valor nominal para obtenerlo. En la rueda de los de menor denominación, el de $100 se operó al 99%, con una pérdida del 1% para el banco que deseaba desprenderse de los mismos.

Seguí leyendo en ámbito.com