En Estados Unidos todos hablan en las últimas horas de un nombre hasta ahora ignoto en el mundo deportivo: Lamelo Ball, un joven de 15 años que juega al básquet para Chino Hills, una escuela de California, y cuyo último partido dejó a todos con la boca abierta.
Ball terminó dicho encuentro frente a Los Osos High School 30/39 dobles, 7/22 triples y 11/14 en tiros libres, más cinco rebotes y siete asistencias, en un encuentro que apenas dura 32 minutos, como para hacer aún más impresionante su marca.

El encuentro terminó con victoria para su equipo por 146 a 123, aunque no todas fueron sonrisas para Ball, cuyo hermano, Lonzo, juega en el básquet universitario y tiene serias chances de sumarse a la NBA tras el próximo draft.

"Tengo 35 años como entrenador y estamos llevando el deporte al individualismo. Es vergonzoso para esta instancia colegial", manifestó, indignado, el entrenador del equipo rival.

Lo cierto es que, al ver las imágenes del partido, las palabras del DT no están tan alejadas de la realidad, ya que los compañeros de Ball lo buscan todo el tiempo para que enceste.

Lamelo Ball
Además de este aspecto, la poca colaboración defensiva del jugador en los ataques de sus rivales también generó repudio entre los fanáticos del básquet.

En su cuenta de Instagram, el joven también recibió fuertes críticas tras publicar una foto donde hacía alarde de sus 92 puntos.

Embed

#love4lexi

Una foto publicada por LaMelo Ball (@swaggymelo1) el