Un incendio destruyó un auto que estaba estacionado frente a un banco en la ciudad de Suzhou. Mientras el dueño del vehículo llamaba a los bomberos para pedir ayuda, el fuego se hacía más y más intenso. En cuestión de segundos todo ya había sido consumido por las llamas.