Los besos dicen mucho más de los sentimientos de una persona de lo que pensás. No es lo mismo un piquito que un beso francés o que un beso en la mejilla.