Los 183 empleados de la empresa tecnológica cobrarán el 70 por ciento del salario, según anunció Antonio Caló durante la movilización que realizó la UOM frente al Ministerio de Trabajo.
Los directivos de Banghó y los representantes de la UOM encabezados por su titular Antonio Caló, acordaron hoy que los 183 despedidos de la empresa tecnológica pasarán a ser considerados suspendidos durante 60 días y cobrarán el 70 por ciento del salario.

El acuerdo fue anunciado por Caló al término de la audiencia celebrada en dependencias del Ministerio de Trabajo de la avenida Callao 114 -estuvieron ausentes funcionarios gubernamentales-, desde un improvisado escenario sobre la caja de un acoplado y frente a miles de metalúrgicos que se movilizaron hoy para reclamar la reincorporación de los despedidos y la continuidad de la fuente laboral.

Al inicio de su alocución el máximo dirigente de la UOM señaló que "esta movilización más allá de acompañar a los compañeros despedidos es a los efectos de mostrarle al Gobierno que nosotros no vamos a tolerar más la apertura de las importaciones como hicieron, porque por eso los trabajadores de Banghó se quedaron sin empleo".

En el marco de la explosión de bombas de estruendo, del incesante retumbar de los bombos y de la presencia en el acto de los dirigentes sindicales Sergio Palazzo, Héctor Amichetti, Horacio Ghillini, Rubén Salas, Walter Correa, Pedro Wasiejko y Victorio Paulón, Caló anunció el acuerdo.

Al respecto sostuvo que "hemos llegado a un entendimiento con la empresa para que los despedidos pasen a ser por 60 días suspendidos y cobrarán el 70 por ciento de sus salarios", lo que fue celebrado con vítores por los manifestantes, apiñados sobre la avenida Callao.

Embed

El gremialista añadió que "mientras tanto la UOM conjuntamente con los empresarios vamos a ver si el Gobierno nacional entiende que la solución de la Argentina y la solución de los problemas de los trabajadores no es bajar los aranceles para que ingresen baratas las cosas importadas".

En ese sentido Caló enfatizó que "nosotros y ustedes, con el acompañamiento que hicieron hoy, tenemos que hacerle entender a las autoridades del Gobierno que la marcha que vamos a hacer el 7 de marzo con la CGT que los argentinos queremos trabajar y vivir en paz".

Al referirse a la problemática que sufre el gremio metalúrgico, Caló señaló que "nosotros en el último año tuvimos 9.000 compañeros que se quedaron sin trabajo y 15.000 suspendidos y no sabemos qué puede pasar con ellos cuando deban reintegrarse a sus empleos en marzo".

Tras anunciar que "la UOM se encuentra en estado de alerta y movilización", anticipó que el "primero de marzo vamos a presentar los papeles en el ministerio de Trabajo para iniciar las paritarias de este año, y hoy más que nunca tenemos que demostrarle a los empresarios la unidad monolítica de los trabajadores para obtener el salario digno que nos merecemos".

Sobre la respuesta que le dio el presidente Mauricio Macri, cuando se reunió con él para hablar de Banghó en enero, Caló respondió que el Presidente le dijo: "Es una decisión tomada, y los aranceles de las computadoras están en cero, pero nosotros vamos a insistir en su suspensión".

Acerca de la pregunta de una colega sobre si falta una política industrial, Caló manifestó que "sí, se nota a la legua. Esta es una política económica para los grandes capitales para la industria no hay nada y si no que me digan cuáles industrias están floreciendo".