Carlos Berlocq superó sin demasiadas complicaciones su presentación en el Argentina Open al vencer al eslovaco Josef Kovalik por un doble 6-4. Y, justo en el día de San Valentín, el tenista de Chascomús no se olvidó de su esposa en pleno festejo.
Apenas consumado el triunfo, Berlocq celebró y dibujó en el polvo de ladrillo un corazón con el marco de su raqueta antes de mirar a la tribuna, donde su esposa María Noel lo miraba enamorada.

Berlocq
"Empecé a pensar el festejo del antes de que terminara el partido", confesó luego ante las cámaras de TyC Sports el argentino, que ahora tendrá un durísimo escollo en octavos de final: el español David Ferrer.